19 nov. 2010

Chef que nunca existieron


Chef que nunca existieron


Chef Bertuccio (De la obra y Película “El Conde de Montecristo”)

Sus preparaciones


En el barco prepara Róbalo del Mediterráneo a la provenzal con guarnición de picadillo de langostinos y erizos, todo grillado con ramos de hinojos flambeado con licor de anís, cubierto con una salsa de tomate y una pizca de azafrán. Era cocinero antiguamente del Conde Farlatti (Un hombre rico de la Toscana)

Tomates con anchoas

Espaguetis con frutos de Mar


Datos irónicos:
En el Castillo que poseía el Conde de Montecristo había un cocinero, un salsero, un pastelero y seis ayudantes (Existe más personal en una brigada de cocina en un libro de Alejandro Dumas que en la realidad actual de los restaurantes de Argentina, para llorar o para  reír, todavía no lo he dilucidado)

Frases que rescato de la película


“No es mi fortuna lo que me da derechos, es mi infortunio”
Edmond Dantes.


“Admire procurador, esta apariencia de salchicha, que no lo es porque es poutargue, es decir huevos de pescado, prensados y condimentados, que degustaremos con aceite de oliva y pimienta esparcidos sobre pan tostado. Es una delicia.”

“Condesa, mire este tesoro, para un paladar delicado. Anguilas con apio, tomate y cáscaras de naranja. Veo que el Conde mira con curiosidad nuestra selección de sardinas y salmones en escabeche”


- Bertuccio: Sí, pero Conde, conozco una receta de la que estoy seguro y de la cual su famoso Faria nunca le hablo. Es la fórmula de la felicidad
- Edmond Dantes: Siempre fracasa
- Bertuccio: Depende del cocinero


- Amante: Quiero su presencia
- Edmond Dantés: ¿Para que?
- Amante: Algo así, por ejemplo (Beso tímido). Disculpe si no es muy bueno, pero nunca bese bien. Pero me enseñará, Ud que sabe todo (Nuevamente beso tímido)
- Edmond Dantes: Su canción no mentía, sabe a vainilla
- Amante: ¿Y le gusta la vainilla? 
- Edmons Dantés: A primera vista sí, pero si no ve inconveniente, querría estar seguro

Beso hermoso


Tarak: Chef de la película Centurión

Sus preparaciones


Trabaja los hongos y diferencia los venenosos de los que no son. Mataba venados con el hacha o hachuela de la cocina y en la parte donde caza a un venado comía y daba a sus compañeros los restos alimenticios de la panza de este animal y luego tomaban la sangre


Frases que rescato de la película


“Hacemos la comida, sabemos todo”,
Dicho hecho por Tarak mientras huían de los Pictos a través de un bosque y uno de los soldados preguntaba porque el soldado que iba al frente de esta corrida era tan rápido, a lo cual Tarak contesto que era maratonista. La respuesta del otro soldado fue ¿Y tú como lo sabes?.


“Mi padre me enseño que en la vida deber y honor están sobre todo. Un hombre sin su palabra no es mejor que una bestia.”
Centurión



Chichibio: Chef de lo Obra El Decamerón de Giovanni Bocaccio


"El cocinero Chichibio regala a su amiga una de las patas de la grulla que ha de servir en un banquete. Su señor se enfurece ante lo que el cocinero responde que el ave sólo tenía una pata. El señor lo lleva al parque para demostrarle su estupidez, pero Chichibio le muestra grullas que estaban durmiendo con una pata encogida. El señor espanta a las aves gritando, estas salen corriendo, ante la mirada triunfante, el cocinero replica. “…si le hubierais gritado así a la grulla del banquete, seguramente habría sacado la otra pata como hicieron estas…”


Película Apocalipsis Now


- Jefe, voy a coger mangos, vale!!!!
- Que vaya alguien contigo
- Bueno me llevare …
- Yo iré con él
- Chef
- Si señor
- ¿Por qué te llaman así?
- ¿Como señor?
- Chef; porque te gustan los mangos
- No Señor, soy un verdadero Chef. Soy un Saucier
- Saucier
- Si señor, soy de Nueva Orleans, me criaron para ser saucier, un gran saucier
- ¿Qué es un saucier?
- Un especialista en salsas. Tiene que haber un árbol de mangos por aquí!!!, pensaba ir a París, a la escuela Escoffier pero entonces me movilizaron. Elegí la marina, me decían que se comía mejor pero en la escuela de cocina acabaron conmigo
- ¿Cómo fue eso?
- No se si lo entenderá señor, nos alinearon delante de 100 metros de chuletas, todos nos quedamos mirándolas. Era una carne magnífica de reses con un veteado precioso “magnifique” y entonces la metieron en enormes cacerolas, toda la carne y la hirvieron, ví que estaba tomando un color grisáceo. No podía creerlo y entonces me llego el traslado!!!





Retroenlace
Blog Le noble, desarrollos gastronómicos


Blog El Amor y la comida


Video

No hay comentarios:

Publicar un comentario